Una convocatoria "espontánea", creada en redes sociales, pedirá este sábado por el supuesto crecimiento de la inseguridad en Quilmes. Se pidió ir con banderas argentinas y "sin identificaciones políticas". Sin embargo, la movida tiene clara intencionalidad política y entre los organizadores hay funcionarios de la gestión de Martiniano Molina, el ex jefe comunal local.

“Estamos cansados de leer cómo la delincuencia gana día tras día nuestras calles. Queremos exigir a las autoridades correspondientes más patrullajes y presencia policial en los barrios de nuestra ciudad”, se lee en la proclama que se difunde por redes sociales.

Uno de los que agitó la convocatoria fue Eduardo Cirielli, quien se presenta como “profesional en seguridad”; lo que no dice es que es un militante de Mauricio Macri y formó parte de la administración Molina.

El planteo es casi inverosímil: un ex funcionario de Molina, que gobernó los últimos 4 años, convoca a una marcha para reclamar por la inseguridad, y responsabiliza a la intendenta Mayra Mendoza, que lleva solo 43 días en el poder.