El ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Fernán Quirós, fue consultado este martes en conferencia de prensa sobre la decisión del Gobierno Nacional de restringir el acceso de extranjeros al país a 600 por día: “Cada persona que viaja potencialmente puede traer la variante Delta y si entra se va a hacer difícil el control epidemiológico”.

“Tenemos que hacer un esfuerzo todos y ser lo más prudentes en este momento sobre todo sabiendo que estamos vacunando y que estamos cerca. Hay que tener lo menos posible el contacto con el exterior”, exhortó.

Asimismo precisó cómo es el protocolo que deben seguir los porteños que regresan desde el exterior. Acompañado por el subsecretario de Atención Primaria, Gabriel Battistella, y la directora general de Planificación Operativa, Paula Zingoni, Quirós realizó un repaso de la situación epidemiológica en el distrito y habló de la preocupación de las autoridades ante lo que consideró la inevitable llegada de la variante Delta –de mayor contagiosidad y peligro- del coronavirus Covid-19 al país.

"A los que vuelvan y sean positivos y no tienen la posibilidad de cumplir con el aislamiento en sus casa se les ofrece la posibilidad de hacerlo en un hotel", detalló Quirós y siguió: "Los negativos van a su casa donde deben cumplir con el aislamiento de 10 días desde el momento en que se realizaron el PCR antes de abordar el vuelo hacia la Argentina, tras el cual se les volverá a realizar el test".