El juez federal Alejo Ramos Padilla se presentó en la comisión de Libertad de Expresión de la Cámara de Diputados, en el marco de la investigación por extorsión y espionaje ilegal que involucra al falso abogado Marcelo D'Alessio y al fiscal Carlos Stornelli.

“Es una red de espionaje político y judicial ilegal de grandes magnitudes”, resumió Ramos Padilla. "Hace tiempo, se hacen operaciones vinculadas con la actividad de los poderes judiciales, los ministerios públicos (nacionales y provinciales), las fuerzas de seguridad (nacionales y provinciales), los poderes políticos y los medios de prensa”, describió el magistrado.

Y siguió: "El caso puede involucrar al fiscal (Stornelli), aunque sabemos que no es el único sino que hay varios. Involucra a periodistas, y a un juez. Lo que estamos viendo puede perjudicar las relaciones con Estados Unidos, con Venezuela, con Israel y con Uruguay, porque esta organización tuvo incidencia en distintos ámbitos de incumbencia de estos países”, insistió. 

El juez de Dolores describió las tareas de esta red de espionaje: “Recopilación de información, la producción de inteligencia y el almacenamiento de datos sensibles de manera paralela a las causas judiciales que se utilizaban para luego llevar a cabo acciones coactivas  intimidatorias y extorsivas con la finalidad de influir en causas judiciales”.

“Hay muchos jueces, fiscales y periodistas que seguramente fueron engañados en su buena fe, que fueron víctimas de las maniobras de espionaje. Agrego a legisladores y funcionarios públicos”, completó.