Este jueves a través de un escrito de la Procuración del Tesoro, el Gobierno rechazó formalmente la última propuesta de pago de la deuda de Correo Argentino que hizo la familia Macri.

Además, pidió el avance con la quiebra de SOCMA, la financiera del Grupo Macri, y en consecuencia, según lo que establece la ley, deberá ser decidido por la jueza Marta Cirulli. Esto  implica que la firma de los Macri - que es la accionista controlante de Correo - deberá hacerse cargo de sus deudas.

En este contexto, la semana pasada la firma presentó un escrito en el que insistió en que la deuda con el Estado es de $1.011 millones y se ofreció a pagarla en una cuota. Sin embargo, en el Gobierno estiman ese pasivo en cerca de $5.000 milllones, es decir, cinco veces más de lo que ofreció Macri.

Cabe recordar que en 2017, la fiscal Gabriela Boquín denunció al gobierno macrista por una presunta condonación de casi el 100% de la deuda, que según sus cálculos superaría los $70 mil millones si se hubiera aceptado la propuesta de pago hecha durante la gestión del mismo Macri ($300 millones en 15 años, con una tasa de interés del 7% .

El concurso de acreedores de Correo está en la etapa de cramdown o salvataje. Se presentaron 6 firmas: Organización Courier Argentina SA (OCASA); Transporte Chimiray SRL, MV Cargo SAS, Valuaciones SA, que se dedica a la actividad inmobiliaria; y Jorge Alberto Anselmi, que se presentó como individuo y la sexta fueron los propios Macri.

Si no hay acuerdo y el Correo Argentino quiebra, la que tiene que hacerse responsable de sus deudas es Socma, es decir, la familia Macri.