Este miércoles por la tarde, se realizó la una nueva edición de la marcha de la marihuana en Buenos Aires (la N°12), donde unos cinco mil manifestantes pidieron por la derogación de la ley de drogas actual, que castiga con prisión a usuarios y cultivadores, y una nueva legislación que regule el consumo y el mercado de la planta, cada vez menos prohibida y más celebrada en todo el mundo.

La movilización cerró con un acto en frente del Congreso nacional. En esta ocasión el asesinato del Lucas González por parte de tres agentes de la Brigada de la Policía de la Ciudad motivó que los hechos de violencia institucional y abuso de las fuerzas de seguridad sobre consumidores estuvieran entre los reclamos más importantes y repetitivos.

Participaron de la jornada de reclamo la Juventud Radical, el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) y la Federación Argentina LGBT, entre otras fuerzas políticas y sociales.

La marcha contó con la presencia de familiares de presos por cultivar, el reconocimiento de las prácticas tradicionales y fitoterapéuticas y un plan de reducción de riesgos asociados al consumo en todos los establecimientos educativos, sociales y de salud con capacitación a profesionales del ámbito público como en el privado.

Los manifestantes marcharon bajo las consignas “no más preses por marihuana”; “legalización de la marihuana para todos sus usos y formas”; “basta de persecución y estigmatización”; “derogación de la Ley 23.737″, considerada la primera causante de privación de la libertad de mujeres cis y trans; “inclusión en la Educación Sexual Integral (ESI) del uso de sustancias psicoactivas desde un enfoque respetuoso de los derechos humanos y con perspectiva de reducción de riesgos y daños”.