"Inhabilidad moral": ese es el fundamento por el cual 10 diputados de la oposición piden que la Cámara de Diputados separe a las legisladoras macristas Elisa Carrió y Paula Olivetto, a partir de la investigación que lleva adelante el juez Alejo Ramos Padilla. Está demostrado que las dos diputadas tenían vínculos con la red mafiosa que integraba Marcelo D'Alessio. 

Ayer, sacada, Carrió decidió cargar con Ramos Padilla: "Está muerto", aseguró en un visible ataque de ira. El macrismo no quiere saber nada con la causa que lleva adelante el juez que investiga los supuestos vínculos mafiosos que incluye a jueces, fiscales, periodistas, servicios, operadores judiciales y dirigentes macrista. Ramos Padilla detonó una bomba que todavía no sabemos hasta dónde puede impactar. 

El pedido de resolución lleva las firmas de 10 diputados de la oposición, entre ellos, Agustín Rossi, Gabriela Cerruti y Rodolfo Tailhade, entre otros. "Estoy convencido de que Carrió y Olivetto reciben carpetas de esta red mafiosa", aseguró la semana pasada Rossi en el recinto. Carrió y Olivetto reconocieron haber tenido relación con D'Alessio. 

Relaciones con el espionaje: piden separar a Carrió y Olivetto del Congreso