La Coalición Cívica emitió un comunicado sobre la crisis de Bolivia donde prefirió no definir el acuartelamiento de policías y el pedido de renuncia de los generales como un golpe de Estado. De modo insólito, aclararon: "Las Fuerzas Armadas siempre deben subordinarse a las instituciones del Estado y abstenerse de toda participación que vulnere el orden democrático". No fue lo que pasó en Bolivia. .

"Nuestra historia en la región ha dado cuenta de que no han sido la solución, sino que dieron inicio a los periodos más violentos y complejos en la vida de nuestros países", agregaron desde el espacio que conduce Elisa Carrió. Como se ve un republicanismo a la carta: si me gusta, no es golpe...

Pero luego responsabilizan a Evo Morales de haber intentado un cuarto mandato pese a que la Constitución no se lo permite. "Mantener el imperio de la Constitución es imprescindible, respetando la periodicidad de los mandatos y la división de poderes sin correrse un centímetro de la vía democrática. Ese no fue el camino elegido por Evo Morales y fue el inicio de la alteración del orden constitucional y democrático que hoy vive Bolivia".