En operativos conjuntos que tuvieron lugar en cinco campos de las localidades de General Belgrano y Pila, en el Interior de la provincia de Buenos Aires, inspectores de la Dirección General de los Recursos de la Seguridad Social de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y el Ministerio de Trabajo bonaerense rescataron a 25 trabajadores contratados en forma ilegal.

“El trabajo de fiscalización no sólo apunta a mejorar la recaudación sino que busca garantizar que las y los trabajadores accedan a sus derechos y, sobre todo, a desarticular situaciones abusivas como las que detectamos junto con la provincia de Buenos Aires”, explicó el director general de Recursos de la Seguridad Social de la AFIP, Carlos Castagneto.

A propósito de las auditorías realizadas desde el organismo donde se constataron las maniobras de hostigamiento fiscal durante el gobierno de Mauricio Macri, Castagneto sostuvo que "llamativo que intenten desacreditar el trabajo de nuestra gestión, que investigó, desarticuló y denunció" las mismas.

En los procedimientos realizados en zonas rurales en Buenos Aires se pudo confirmar que los trabajadores realizaban jornadas de trabajo de más de 12 horas, vivían en el campo en condiciones precarias, carecían de baño y realizaban sus tareas sin vestimenta básica y adecuada.

Ante este cuadro de situación, se activó el protocolo por casos de trata de personas implementado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, con la denuncia a la línea 145.

Los 25 trabajadores rescatados son de Santiago del Estero y habían sido trasladados hasta campos en la provincia de Buenos Aires para realizar tareas de riego en las plantaciones de papa, sin saber las condiciones laborales con las que se enfrentarían.

Incluso muchos de ellos desconocían cuánto dinero iban recibir por la prestación de sus servicios ya que se les descontaban toda mercadería que consumían.

Debido a las extensas jornadas de trabajo de lunes a lunes, el desconocimiento de la localidad en donde estaban y la falta de medios de transporte, los trabajadores se encontraban sin la posibilidad de abandonar el predio.

Al detectar, compatibles con la explotación laboral, se realizaron dos denuncias ante la línea 145, quienes dieron intervención a la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex), a la Fiscalía Federal de Dolores, al Juzgado Federal de Dolores, Policía Federal y a Gendarmería Nacional.

De los allanamientos participó personal del Programa Nacional de Rescate, Policía Federal, Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires y AFIP.

La AFIP habilitó la línea directa 0800-999-DENU (3368) de denuncias sobre trabajo ilegal que ya recibió más de 300 llamados en las primeras semanas de vigencia de este canal.