La Cámara Federal de Casación rechazó apartar a una de sus integrantes, Ana María Figueroa, de la investigación por espionaje ilegal en el macrismo, al desestimar una recusación del extitular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas.

La decisión fue de los camaristas Daniel Petrone y Diego Barroetaveña, quienes integran la sala I del máximo tribunal penal del país junto a Figueroa y están a cargo de revisar en esa instancia las decisiones tomadas en esta causa judicial, según el fallo al que tuvo acceso Télam.

"El recusante no ha logrado demostrar ni acreditar la existencia de elementos objetivos suficientes, más allá de sus alegaciones sobre el punto, que demuestren la parcialidad invocada", concluyeron los camaristas al rechazar el pedido de Arribas para apartar a Figueroa del caso.

El exfuncionario del gobierno de Mauricio Macri argumentó una presunta pérdida de imparcialidad porque Figueroa declaró como testigo en otra investigación, vinculada al funcionamiento de una "mesa judicial" en el macrismo.

Los abogados de Arribas, Alejandro Pérez Chada y Andrés Coronato, argumentaron que la intervención de la jueza como testigo "configura un cuadro objetivo, idóneo y de identidad suficiente para fundar una duda razonable sobre su actuación imparcial" en la otra causa donde Arribas está imputado, por presuntas maniobras de espionaje ilegal desde la Agencia Federal de Inteligencia.

Figueroa, por su parte, rechazó apartarse y sostuvo que, al declarar como testigo el 5 de junio último, "no involucró a Arribas" y "no se presentó a formular denuncia contra persona alguna".

Figueroa fue convocada como testigo luego de afirmar en declaraciones periodísticas que en 2015 la había visitado el exfuncionario del Ministerio de Justicia de la Nación Juan Bautista Mahiques, quien le habría reclamado "apurar" un fallo vinculado a la firma del Memorándum con Irán por el atentado a la AMIA.