El abogado Pablo Rovatti, que representa a la madre de Juan Pablo Kukoc, el joven asaltante de 18 años que fue asesinado por la espalda en 2017 a manos de Luis Chocobar en un caso más de gatillo fácil en la Ciudad, apeló este jueves la condena a dos años de prisión en suspenso que le impuso un tribunal de primera instancia. 

“No hay ningún dilema para el policía que se ajusta a la ley: Luis Chocobar no tenía que seguir de largo y no hacer nada y tampoco tenía que disparar por la espalda hasta causar la muerte de quien se escapa corriendo del lugar”, aseguró Rovatti para desarmar los argumentos de los defensores de la que pasó a conocerse como la "Doctrina Chocobar" impulsada desde el seno mismo del Poder Ejecutivo durante la gestión de Cambiemos.

Según consignó el portal Tiempo Argentino, Rovatti en su presentación indicó que “es cierto que Chocobar, como policía, tenía el deber general de hacer cesar un delito en curso y de aprehender a sus responsables. Nadie pretende que un policía observe una situación delictiva y omita toda intervención”, aclaró. Pero Chocobar dijo durante el juicio que “a él le hubiese sido más fácil no hacer nada, seguir de largo, que hubiera tenido menos problemas”.

Rovatti refutó el falso dilema entre no hacer nada y hacer todo mal: “No se le reprocha penalmente el haberse comunicado al 911 para pedir refuerzos, o el haber dado la voz de alto cuando observó la escena entre los vecinos y Juan Pablo Kukoc. Lo que se le reprocha es precisamente no haber actuado correctamente como policía, porque como tal sabía muy bien que una vez que la persona no representa un peligro y huye corriendo de espaldas, está terminantemente prohibido abrir fuego”.

Rovatti presentó esta mañana el recurso de Casación contra la condena a dos años de prisión en suspenso contra Chocobar que le aplicó un Tribunal Oral de Menores, con un criterio que –según la defensa- fue “sumamente indulgente”.

“Semejante lenidad en la pena aplicada envía a la sociedad un peligroso mensaje según el cual el uso desproporcionado e innecesario de la fuerza letal es tolerado por las autoridades judiciales, infringiendo el deber estatal reforzado en materia de sanción de esta clase de hechos, así como el de prevención de hechos similares, puesto que la sentencia no actúa como medida efectiva de no repetición”, advirtió Rovatti en su presentación.

Revés en la causa Chocobar: apelaron la condena por "insuficiente" y reafirmaron el pedido de perpetua

“El apartamiento en el que incurrió Chocobar respecto de la conducta debida fue el más grosero que pueda concebirse, la brecha entre lo ajustado a Derecho y lo que de hecho hizo el imputado es tan evidente que es posible afirmar sin dudas que incurrió en un abuso funcional, al dispararle por la espalda repetidas veces hasta matar a quien se escapaba corriendo del lugar”, sigue el letrado e insiste: "se trata de una ejecución extrajudicial, arbitraria o sumaria”. Ejecución extrajudicial es el término técnico que define al gatillo fácil.

Por eso consideró insuficiente la condena a dos años en suspenso y reiteró el pedido de perpetua. “La dolorosa desproporción entre el delito cometido y la pena impuesta saltan a la vista si se piensa por un momento en que Chocobar, un oficial de policía que corrió a los tiros y mató por la espalda a un adolescente que huía del lugar desarmado, no pasará ni un solo día en prisión”.

“Los dos años en suspenso representan una indulgencia inaceptable”, embistió contra el fallo. En el mismo sentido, también objetó que la inhabilitación para utilizar armas haya sido de sólo cinco años: “un arma de fuego en manos de Chocobar puede costar nada menos que otras vidas”.

Chocobar fue condenado a dos años en suspenso por haber asesinado por la espalda a Kukoc en diciembre de 2017, después de que éste –junto con un cómplice, condenado a nueve años de cárcel- asaltara y malhiriera al turista estadounidense Frank Wolek. El tribunal consideró que Chocobar actuó con “exceso en el cumplimiento de un deber”.