El presidente de Fuerza Republicana y legislador tucumano Ricardo Bussi fue denunciado por abuso sexual por una colaboradora de su partido, informó el abogado de la mujer, quien precisó que su defendida "tuvo que dejar su domicilio a causa de amenazas".

“Son varios hechos graves” los que pesan sobre el hijo del genocida Antonio Domingo, dijo a la prensa local Salvador Iovane, abogado de la denunciante M.J.A, cuya identidad se mantiene bajo reserva por la Justicia.

Según consignó la Agencia Télam, la denuncia es tramitada en la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Integridad Sexual, encabezada por María del Carmen Reuter.

"M.J.A. se desempeñó el año pasado como colaboradora en algunas actividades del partido Fuerza Republicana y, a comienzos de este año, tomó conocimiento de que alguien había abierto una cuenta en un banco a su nombre, en la que había un monto superior a los 500.000 pesos, por lo que trató de resolver ese tema por sí misma, pero no pudo”, tras lo cual acudió a la agrupación, explicó Iovane.

Al no poder dilucidar lo ocurrido en la entidad bancaria, M.J.A “acudió al partido a informar la situación; trató con distintas personas y luego con Bussi, quien le indica coactivamente que cese con la intención de denunciar esa irregularidad y comete el abuso sexual como un acto de intimidación”, agregó el abogado.

En ese sentido, detalló que el accionar de Bussi “fue obligar al encubrimiento de un hecho de corrupción, además de amenazas previas y posteriores al abuso”, sentenció. En ese sentido, el letrado indicó que los hechos denunciados "se habrían sucedido en el despacho del legislador" y adelantó que “hay medidas probatorias pendientes”.

En cuanto a la contención de la denunciante, Iovane dijo que la mujer “se encuentra en lugar seguro no proporcionado por el Estado” ya que “tuvo que dejar su domicilio a causa de amenazas”.

“Está muy afectada, se aterra al rememorar los hechos, le robaron la identidad para abrir la cuenta bancaria, y cuando buscó ayuda afligida fue abusada”, concluyó.

Por su parte, Bussi negó lo denunciando por la mujer y expresó que se trata de una “operación política” en su contra que busca “desprestigiarlo por ser de la oposición”.

El legislador señaló que se pondrá a disposición de la Justicia “para que esta situación se esclarezca” y manifestó que “los embates hacia mi persona se tornan cada vez más frecuentes y no lo voy a permitir”.