El jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero, asistió al Senado para realizar un informe de gestión en una sesión extraordinaria y responder preguntas de las y los legisladores; allí cuestionó las críticas de la oposición a la campaña de vacunación que lleva adelante la gestión de Alberto Fernández.

"Hoy nos despertamos con una obsesión sobre un laboratorio. Parecen más, a fin de cuenta, visitadores médicos que dirigentes políticos. No es el camino", aseguró Cafiero en relación a los dichos de los líderes opositores, entre ellos Mauricio Macri, respecto al acuerdo truncado entre el Gobierno Nacional y el laboratorio Pfizer.

"Primero sembraban dudas sobre la vacuna: que no estaban aprobadas, que eran veneno, que era un envenenamiento masivo lo que se iba a buscar. Después que las vacunas no llegaban, que no llegaban a tiempo. Después que la vacunación no se iba a completar, porque faltaban los segundos componentes. Y ahora esta obsesión", agregó.

Por ese motivo, Cafiero señaló en el Senado que "cuando esta pesadilla termine cada uno va a tener que hacerse cargo". "Se sabrá quiénes escucharon más a los encuestadores que a los epidemiólogos y a los enfermeros. Se sabrá quién escuchó más al marketing político y a los golpes de efecto, que a los que diariamente están en la trinchera luchando diariamente para salvar vidas de los argentinos y argentinas", manifestó.

En ese sentido, el Jefe de Gabinete dio a entender que la oposición realiza los cuestionamientos no a partir de un interés epidemiológico y científico, sino electoral. "Cuando el presidente se la juega por salvar la vida de argentinos y argentinas, la oposición se juega la próxima elección y los medios se juegan el rating. Nosotros tenemos que ser honestos y debatir con todas las cartas arriba de la mesa", disparó.