El Consejo del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo, Vital y Móvil, compuesto por el gobierno, los empresarios y las centrales de trabajadores, fijó un aumento de 28% en el valor de referencia, el cual se aplicará en tres tramos.  De esta manera, el salario mínimo llegará a los 21.600 pesos. Los aumentos quedaron distribuidos en 12% en octubre, 10% en diciembre y 6% en marzo

A diferencia de otras negociaciones, en las que la cifra de aumento del salario mínimo afecta en muy pocos casos, este ajuste tendrá un impacto directo en más de medio millón de planes sociales y en más de dos millones de subsidios del programa ATP frente a la pandemia. La CGT pidió que se vuelva a reunir el plenario en abril 2021, luego del último aumento programado.

"No es una negociación más. Hay muchas variables atadas hoy al salario mínimo", adelantó el ministro de Trabajo, Claudio Moroni. La referencia del funcionario se centra en el mayor gasto público que implicaría para las cuentas públicas un aumento mayor al que se maneja en su cartera.  Además de fijar un nuevo haber mínimo de referencia, la reunión tripartita (cámaras patronales, gremios y Estado) determinará los montos mínimo y máximo de la prestación por desempleo y el básico docente.

El Gobierno sostiene que el salario mínimo impacta de manera directa en el programa de ATP, que consiste en el pago de hasta dos salarios mínimos por empleado en las empresas privadas. Es el segundo subsidio en importación después del IFE (el bono de 10.000 pesos a las familias). El Estado destinó en el programa ATP unos 207.000 millones de pesos al sector privado.

El ajuste definido del salario mínimo también permite estimar el pago del REPRO, un subsidio que este año recibieron 190 empresas. El programa consiste en una suma fija mensual remunerativa de hasta un salario mínimo por trabajador por hasta 12 meses para completar el sueldo de su categoría en empresas que acrediten una situación de crisis.