Las inversiones anunciadas por el Gobierno nacional y empresas de diferentes países del mundo, indicaron que hay más de 10.000 millones de dólares proyectados en destacadas inversiones.

Los anuncios tienen la particularidad de que los destinos elegidos van de este a oeste y de norte a sur del país, en el marco de las políticas con mirada federal que impulsa el presidente de la Nación, Alberto Fernández.

Los capitales que aterrizarán en el país radicarán la ampliación de plantas y de producción en virtud de la reactivación económica y del consumo, pero también se observan decisiones empresariales de retomar proyectos postergados durante el gobierno de Mauricio Macri.

La noticia de la empresa australiana Fortescue fue la más resonante del año y sobre la que más se informó. Es que los empresarios oceánicos invertirán 8.400 millones de dólares para producir hidrógeno verde, y esta significa, según el Gobierno, “la inversión más importante que se realiza en el país en lo que va del siglo XXI”.

Esta negociación llegó gracias a las gestiones del presidente de la empresa para Latinoamérica, el exjugador de rugby argentino Agustín Pichot. A él debe agradecerle Alberto Fernández haberse ido de la cumbre mundial del medioambiente, que se realizó en Escocia, con éxito en materia económica, opacando el discurso del Presidente argentino, que tuvo pocos concurrentes.

El desembarco de esta firma se suma al de empresas de diferentes países que entre todas suman inversiones de casi 10.000 millones de dólares y la generación de más de 50.000 puestos de trabajo, entre empleos directos e indirectos.

Otro aspecto central de la llegada de estas inversiones, es que abarcan rubros tan diversos como textil, automotor, minero y calzado, entre otros.