"El juicio de la historia", lo titularon los medios de comunicación macrista. Se trata de la operación judicial con la que el macrismo buscó evitar que Cristina Fernández de Kirchner fuera candidata en 2019. Hoy, esa causa sigue sin avanzar y a los fiscales les cuesta encontrar testigos que hablen de "la corrupción más grande del siglo". 

En esta oportunidad, el interventor de Vialidad Santa Cruz -designado por el propio dirigente ultramacrista Javier Iguacel- reconoció ante el Tribunal Oral Federal N°2 que ninguna obra pública finaliza en los plazos establecidos previamente en los pliegos. 

El abogado Leandro García declaró ayer en el juicio y afirmó: “Me encontré con un distrito que no disentía con la situación de otros distritos. Había muchas noticias en los medios pero no encontré ninguna situación anómala”.

Además, otro testigo ratificó la visita en patrullero por parte de Iguacel y del extitular de Jurídicos de la DNV Ricardo Stoddart, a los pocos días de asumir. Ya es el tercer testimonio que se acumula en el mismo sentido, describiendo un idéntico mecanismo de presión.

Propuesto por la fiscalía y la querella a cargo de la Oficina Anticorrupción, García pasó a engrosar la lista de testigos que no aportaron elementos para ratificar la acusación contra la vicepresidenta y otros doce imputados. Empleado de Vialidad desde 2002, tras desempeñarse en diferentes distritos del organismo, negó haber recibido órdenes de las autoridades de Vialidad Nacional en el período kirchnerista para beneficiar por acción u omisión a alguna empresa en particular. Al mismo tiempo, de su testimonio se desprendió que durante la gestión macrista se rescindieron los contratos con Austral Construcciones sin atender los motivos alegados por la contratista para la paralización de las obras, centrados en la deuda que Vialidad mantenía con la firma.

Con el afán de demostrar supuestos beneficios por parte del Estado a la compañía, la acusación buscó -sin éxito- que el testigo señalara que no existía dicha mora. “¿Tuvo motivos para creer que no eran verídicas las mediciones de los técnicos de la AGVP en las obras de Lázaro Báez?”, se inquirió. “No puedo responder porque no tomé intervención en esas cuestiones”, respondió.