El juez Sebastián Ramos avanza en una causa contra el perito David Cohen, quien está acusado por haber realizado una pericia trucha en una causa que involucró al ex ministro de Planificación kirchnerista Julio De Vido. 

La causa en cuestión investigó si habían pagado sobreprecios en la compra de GNL. Según la pericia de Cohen, esos sobreprecios estaban comprobados por su informe. Ahora se sabe que la pericia fue una truchada total. 

Ahora, una nueva pericia concluyó que ese informe tiene muchas irregularidades. Entre otras, haber omitido que tomó como fuente datos de una ¡monografía de estudiantes chilenos! Por supuesto, Cohen no citó la fuente, porque sería un papelón. Por su estudio, De Vido fue procesado con prisión preventiva. 

Entre las irregularidades de la pericia de Cohen está haber tomado como como referencia el gas norteamericano, cuando eso no correspondía porque casi todo ese gas es absorbido por el propio mercado de Estados Unidos, es decir que no las suben a ningún barco, mientras que los que sí se participan de las licitaciones mundiales son las compras europeas, asiáticas y de los otros países de América.

Según reseñó Página 12, la pericia que llevó a prisión De Vido utilizó parámetros erróneos en casi todos los cálculos: el valor de base, las primas por encima de los precios base, el valor de la licuefacción, los gastos en el puerto de origen, los costos de los buques, los gastos del puerto local, el costo de los seguros y las ganancias de cada empresa proveedora. Una truchada total.