Al mismo tiempo que se desarrollaba una nueva sesión en el anexo de la Camára de Diputados para debatir el Presupuesto 2019, un grupo de personas se encadenó en las puertas del edificio en contra del ajuste en materia salud que planea el Gobierno de Mauricio Macri para el año que viene. "Esperamos que la comisión de Presupuesto y Hacienda pueda dar marcha atrás con el recorte de 40% del presupuesto para Sida el año que viene, lo cual implicaría que 15 mil personas con VIH nos podamos quedar sin medicamentos para el año próximo”, explicó una de las personas encadenadas al edificio que está sobre Riobamba 25.

Con pancartas con frases del estilo “la salud no es un negocio” y “sin medicamentos nos morimos”, los manifestantes denunciaron que el presupuesto para el año que viene contempla un recorte de 43 millones de dólares menos para la Dirección Nacional de Sida, Enfermedades de Transmisión Sexual, Hepatitis y Tuberculosis.

En consecuencia, el 30% de las personas con VIH quedarán sin tratamiento, y se desmantela el acceso a medicamentos, los tratamientos y la prevención.

En sintonía, vale recordar que por orden del Ejecutivo Nacional en la actualidad la Dirección encargada de suministrar los medicamentos depende directamente de lo que solía ser el Ministerio de Salud, hoy reducido a una secretaría dependiente de Desarrollo Social. El cambio de rango recrudece la situación, ya que se da en un marco de ajuste en el dinero asignado a cada cartera de cara al 2019