La decisión se enmarcan en la emergencia sanitaria decretada por el gobernador Axel Kicillof para los próximos 180 días. En la misma, el artículo 6º encomienda a la autoridad educativa a “adoptar las medidas necesarias para prevenir la propagación del virus en los establecimientos a su cargo”.

 Es por eso que la Dirección General de Cultura y Educación bonaerense implementó un conjunto de medidas y recomendaciones de prevención para dar respuesta al coronavirus (COVID-19) en los establecimientos educativos de la provincia de Buenos Aires. 

Por un lado, la cartera educativa bonaerense ha distribuido en todos los establecimientos educativos un Protocolo de higiene y cuidado personal y un Protocolo para orientar al personal auxiliar de las escuelas en las tareas de limpieza y desinfección desde un enfoque preventivo y de cuidado de la salud. 

El primero explica el procedimiento para un correcto lavado de manos, los cuidados al toser o estornudar, no llevarse las manos a los ojos y nariz, desinfectar los objetos y ventilar ambientes. Sugiere también, evitar compartir mate, vasos, botellas o platos.

El segundo determina los procedimientos de higiene en tres momentos secuenciales: limpieza, desinfección y ventilación, tanto de superficies como de ambientes, teniendo en cuenta la especificidad de los diferentes materiales existentes en la escuela (mosaico,  madera o plástico, por ejemplo) y de los lugares de mayor utilización (picaportes, teclados) como así también los baños de estudiantes y docentes.

El protocolo establece también los cuidados de la salud para el personal auxiliar ante la utilización de las sustancias  implicadas en el proceso.

Adicionalmente, se ha dispuesto una partida presupuestaria extraordinaria a los consejos escolares para reforzar la provisión de insumos de limpieza, higiene y desinfección. 

Así mismo el Protocolo de manejo frente a casos sospechosos, indica la suspensión temporal de los actos escolares y las actividades educativas que involucren a más de un curso o sección. Establece el procedimiento para que las autoridades educativas,  puedan actuar para limitar la propagación del virus en las escuelas. 

En caso de que un que un estudiante o docente es caso sospechoso se debe proceder al cierre del grado o sección hasta que esté el resultado del test de laboratorio o por un plazo de 14 días corridos. 

Del mismo modo si el caso sospechoso refiriera a personal auxiliar o que no esté frente a un curso, corresponde autoaislamiento obligatorio hasta el resultado del test o por el mismo tiempo de 14 días.

Para los casos en que sea necesario permanecer en aislamiento, se justificarán en forma excepcional las inasistencias de estudiantes y docentes. De este modo se puso en funcionamiento un programa de Continuidad Pedagógica para garantizar las trayectorias educativas en caso de que haya estudiantes que no puedan concurrir a la escuela por un tiempo.