El 90 por ciento de la militancia de Libres del Sur de Capital Federal y de la provincia de Buenos Aires abandonó a la fuerza política que preside Humberto Tumini y para este viernes se espera una declaración formal por parte de los que decidieron dar el portazo de ese partido político.

Fuentes allegadas a Primereando las Noticias comentaron que tras semanas de fuertes cruces y discusiones internas, la diputada nacional, Victoria Donda; el coordinador nacional de Barrios de Pie, Daniel “Chuky” Menéndez; la dirigente de la agrupación feminista Mumalá, Raquel Vivanco y la referente porteña Laura Velásco, junto a miles de militantes, decidieron abandonar Libres del Sur.

Los principales cortocircuitos comenzaron cuando los denominados dirigentes “históricos”  de Libres del Sur (Tumini, Jorge “huevo” Ceballos e Isaac Rudnik ) le plantearon a Donda y Menéndez que ostentaban una suerte de “juego propio en la política y en sus vínculos”.

Este planteo se refiere estrictamente a los canales de diálogo abierto con algunos legisladores y fuerzas políticas afines, o con algún grado de vínculo, con el kirchnerismo en un contexto político marcado por una altísima conflictividad social y por la independencia política a la hora de tomar decisiones dentro de lo que se conoce como el triunvirato piquetero.

La fuente consultada por Primereando relató que otros episodio que generaró fuertes resquemores ocurrió cuando por órdenes expresas de Tumini y Ceballos se suspendió una charla-debate organizada por Jóvenes de Pie en la que iban a intervenir el referente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Juan  Grabois; la diputada del Frente de Izquierda de los Trabajadores (FIT), Myriam Bergman y Donda.

Dicha actividad suspendida fue leída por los dirigentes más antiguos como un acuerdo con Grabois para un posible futuro electoral y que generaría un potencial conflicto en una mesa de diálogo  con Margarita Stolbizer y una parte de la Unión Cívica Radical (UCR) de cara a las elecciones presidenciales próximas.

Pero la gota que rebalsó el vaso ocurrió cuando los históricos intentaron intervenir Barrios de Pie, al ubicar a una especie de “comisario político" para codirigir ese importante movimiento social con la débil excusa de que “no hay más confianza política”.

El alentar a un recambio generacional en la dirección de Libres del Sur fue la principal excusa de la cual los “históricos” hicieron hincapié y se agarraron para justificar la acción de los disidentes.

En ese sentido los dirigentes antiguos y los militantes obedientes, aseguran que existe una suerte de complot al trascender una conversación entre dos dirigentes de Libres del Sur en el propio despacho de Donda, cuando uno le comenta al otro sobre la necesidad de un posible recambio generacional.   

En lo que respecta a la estructura de Barrios de Pie, se mantiene intacta y con un alto poder de movilización. Justamente este miércoles, Menéndez junto a los responsables de las regionales de ese movimiento social de Capital y Provincia, Walter Córdoba y José Oscarí, respectivamente, participaron de una concentración, en rechazo a las políticas económicas del gobierno nacional movilizando a 35 mil personas.  

En el resto de las provincias del país la situación no se encuentra aclarada al igual que en la militancia universitaria que recién tomarán una postura cuando finalicen las elecciones que se realizan en la mayoría de las facultades de la Universidad de Buenos Aires (UBA).