El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, admitió que esa provincia está transitando “el momento más crítico” desde que se inició la pandemia y lanzó una serie de durísimas restricciones a la circulación social para detener la cantidad de contagios de coronavirus, que ubicaron a ese distrito en el tercero con más contagios del país. Entre otras medidas, anunció la suspensión de las clases presenciales como le venían exigiendo especialistas y los gremios docentes. 

Además, desde el próximo lunes y hasta el 18 de este mes, se recortaron los horarios de funcionamientos de comercios y se prohibieron las reuniones sociales.

Las decisiones fueron “no politizando ninguna medida ni entrando en polémica con nadie” y tomadas en sintonía con el DNU 334/2021 del gobierno nacional, aclaró el mandatario provincial. El presidente Alberto Fernández había dicho que era "jugar con fuego" mantener las clases presenciales. Schiaretti le dio la razón. 

Además, las autoridades provinciales informaron que a partir del lunes 7 de junio y hasta el viernes 18, inclusive habrá “restricción de circulación desde las 20 hasta las 6 de la mañana, excepto para las actividades esenciales” que, además, tendrán uso exclusivo del transporte público.

“Todos los niveles educativos tendrán clases de manera virtual. Los jardines maternales no tendrán atención presencial y la actividad periescolar, como así también los cursos específicos y capacitaciones en oficios, continuarán de manera virtual”, especificó el anuncio.