De acuerdo con un estudio de UNICEF, el 48% de los niños, niñas y adolescentes en Argentina es pobre. El informe mide "la pobreza multidimensional": se trata de chicos de hasta 17 años cuyos derechos son vulnerados y determinan situaciones de pobreza que van más allá de los ingresos percibidos en el hogar. Las categorías que se tuvieron en cuenta fueron educación, protección social, vivienda adecuada, saneamiento básico, acceso al agua segura y un hábitat seguro. Los datos, por su parte, surgen de estadísticas oficiales.

Según la agencia de la ONU, la pobreza entre las personas menores de 18 años alcanza al 48% y se sitúa 10 puntos por encima de la población en general (38%): traducido en números, son 6,3 millones de niñas y niños que viven en estas condiciones en el país. 

Ese casi 50% corresponde a chicos que padecen la privación de al menos una de las seis dimensiones estudiadas. Los especialistas destacaron que podrían analizarse más categorías para medir la pobreza, por ejemplo, salud y nutrición, pero éstas no son tenidas en cuenta por el INDEC.

“La ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley ya tiene este informe en sus manos”, aseguró Sebastián Waisgrais, especialista en Inclusión Social de UNICEF Argentina. Por el impacto de la inflación, cada vez más familias ingresan en la pobreza. Se calcula que la canasta de alimentos de una familia de pocos recursos creció más de un 70% en 2018.