“En Bolivia hay un Golpe de Estado y debe ser repudiado”, dijeron mediante un comunicado los senadores Gabriel Monzó, Marcelo Pacífico, Eduardo Schiavo y Ana Laura Geloso, que responden el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Emilio Monzó. El espacio se diferencia de esta manera de la postura tomada por el gobierno nacional y provincial, que viene negando la existencia de una interrupción constitucional en el vecino país.

Los legisladores repudian “terminantemente el Golpe de Estado producido en Bolivia por el ejército, la policía y organizaciones civiles contra el presidente Evo Morales, quien ejercía el mando del país bajo las reglas de la Constitución”.

“La destitución de Morales es lisa y llanamente un golpe a la democracia que debe ser repudiado por todos los actores políticos de la región elegidos por la voluntad popular, que deben proteger a las democracias en los países de Latinoamérica, sobre los que se cierne un oscuro historial de gobiernos de facto”, reza el comunicado.

Monzó, Pacífico, Schiavo y Geloso expresaron que “el golpe de Estado en Bolivia no puede, ni debe, ser interpretado desde la posición ideológica favorable o crítica hacia el gobierno del presidente Evo Morales. Toda vez que las Fuerzas Armadas toman intervención en la vida democrática de un país interrumpiendo el mandato constitucional de un presidente debe tomarse el hecho como un Golpe de Estado, y debe condenarse más allá de las ideologías”.

“Las irregularidades del proceso electoral pueden explicar los acontecimientos pero jamás justificar el golpe de Estado”, es la frase con la cual concluye el comunicado.