En el marco del debate para poder realizar eventuales sesiones remotas en el Congreso en medio de la cuarentena y aislamiento obligatorio, el Partido Justicialista (PJ) y el bloque de senadores del Frente de Todos le pidieron a la Corte Suprema que haga lugar al pedido de declaración de certeza que formuló la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner días atrás.

El pedido del oficialismo busca "validez legal” luego de que el procurador general de la Nación, Eduardo Casal, dictaminó que no es competencia del máximo tribunal dirimir esa cuestión de manera general. En el texto requieren que "se despeje el estado de incertidumbre respecto a la validez de sesionar mediante medios virtuales o remotos".

El escrito lleva la firma del jefe del bloque de senadores del FdT, José Mayans, y de la vicepresidenta de la bancada, Anabel Fernández Sagasti. Además de los abogados del PJ Eduardo Wesselhoefft y Jorge Landau.

Según informó Página 12, señalaron que “No resulta posible sesionar de manera presencial” por los riesgos que implica en medio de la pandemia. Uno de los principales argumentos del oficialismo es que "una hipotética sesión presencial implicaría el traslado de los legisladores a Buenos Aires, quebrantando las premisas básicas del distanciamiento social obligatorio".

En este marco, advirtieron: "Muchos senadores pertenecen a grupos de riesgo, por lo que, en el hipotético caso de que se realizara una sesión presencial, advierten podría estar plagada de ausencias, lo que alteraría las representaciones políticas".

"Debemos encausar el debate parlamentario sin que ello implique que las decisiones que los legisladores pudiéramos tomar nazcan amenazadas de ser anuladas en virtud de ulteriores presentaciones judiciales, que cuestionaran el método de reunión elegido", dice la carta.

En ese sentido Mayans justificó el pedido a la Corte explicando el riesgo que implicaría a la provincia de Formosa, donde por el momento no hay casos de Covid-19, sesionar en el Congreso.  En caso de que participara en una sesión en la ciudad de Buenos Aires, al retornar a su provincia, se transformaría en "un riesgo para la salud pública local".

En concreto, los senadores consideraron que "el acceso remoto o virtual, por medio de una plataforma que garantice las adecuadas medidas de seguridad y posibilite la identificación, la plena participación y la transparencia de las votaciones" de los legisladores, "es el método por medio del cual se puede asegurar el funcionamiento del Senado en estos días.

Con la finalidad de recaudar fondos para la prevención y lucha contra el Covid-19 los diputados nacionales Máximo Kirchner y Carlos Heller impulsan desde hace semanas el denominado Impuesto a las Grandes Fortunas para grabar a los patrimonios superiores a los US$ 3 millones con alícuotas progresivas.