Las masivas protestas del sábado en Chile dejaron un saldo oficial de tres muertos. La noticia se conoce luego de que el presidente Sebastián Piñera anunció que no se avanzará con el aumento de los pasajes del trasporte público –que no frenó las manifestaciones- y la aplicación del toque de queda de 22 a 7.

Los decesos ocurrieron en durante el incendio en un supermercado en la ciudad de San Bernardo, de acuerdo con lo que confirmó la intendente de la región metropolitana Karla Rubilar: "No tenemos claro bien en qué contexto, si eran personas que estaban alterando el orden público o eran personas que trabajaban en el lugar".

Los bomberos hallaron los cuerpos calcinados de dos mujeres y la tercera víctima era un hombre que falleció al llegar al hospital.

Durante la madrugada, el Gobierno sumó las comunas de Coquimbo y La Serena, en el norte de Chile, y Rancagua, en el centro, al toque de queda y agregó 1.500 militares a su fuerte operativo para frenar la ola de protestas que incluyeron el incendio del diario El Mercurio, medio insignia de la dictadura de Augusto Pinochet.

En lo que hace al transporte, el Metro Valparaíso, que conecta toda la región metropolitana de esa región, anunció que no reiniciará el servicio, en sintonía con lo que notificaron las autoridades de los servicios de colectivos y subtes de la ciudad.

Mientras tanto, en Santiago la red metropolitana de transporte Transantiago anunció que funcionará, pese a que el servicio se reinició con demora, y que, de haber nuevas protestas, cambiará sus rutas.

En el comunicado que informó ayer del toque de queda, el primero desde 1987, el gobierno aseguró que "la vigencia de la norma será evaluada de forma periódica", por lo que no está claro si se repetirá esta noche.

Fuente: Infonews