Juntos por el Cambio no vive momentos de felicidad, a pesar de la buena elección del domingo pasado. Siguen las pujas entre el PRO y la UCR y también entre los sectores duros y moderados de cada espacio. La nueva discusión: quién conduce en la Cámara de Diputados.

En el radicalismo, el senador nacional Martín Lousteau decidió darle pelea por el liderazgo del partido a Gerardo Morales, gobernador de Jujuy, y lo que considera la vieja guardia del espacio. Para ello encomendó al diputado Emiliano Yacobitti, uno de sus colaboradores más fieles, a que intente destronar al cordobés Mario Negri de la jefatura del bloque de diputados radicales. Sectores radicales quedaron entusiasmados con la elección y ya piensan en ir por todo en 2023. 

“A diferencia de lo que pasó en 2017 y en 2019, la mayoría de los diputados que va a ingresar a la Cámara en esta etapa vienen de ganar una PASO y una elección general. Cada uno tiene más peso propio que los que eran elegidos -como antes- a dedo o en una mesa de negociación. Nosotros creemos que la discusión de los espacios dentro del bloque debe ser más horizontal”, explicó Yacobitti a LA NACION.

En el PRO pasa lo mismo pero la discusión estre duros y moderados. La presidenta del PRO, Patricia Bullrich, desconfía de Cristian Ritondo, actual jefe del bloque de Pro. Ritondo es muy cercano a María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, los enemigos de Bullrich en la interna del PRO.