Colombia vive momentos de extrema brutalidad por la represión policial ordenada por Iván Duque, presidente de ese país. Se viven jornadas de mucha violencia: los manifestantes aseguran que hay más de 40 muertos y 300 desapariciones. 

Según la Defensoría del Pueblo de Colombia, la cifra oficial de muertos por el momento es de 24 personas a causa de la represión policial. Las marchas en las principales ciudades tienen que ver con un paquete impositivo que impactará sobre los sectores trabajadores. Ahora, el gobierno central debió mandar para atrás el programa de ajuste neoliberal. 

La violencia desatada por el gobierno de Duque generó rechazo en todo el mundo. En Argentina, el presidente Alberto Fernández repudió los hechos e instó "a su gobierno a que, en resguardo de los derechos humanos cesa la singular violencia institucional que se ha ejercido". 

Tweet de Alberto Fernández

Mientras, la oposición argentina no pronunció una palabra sobre la represión a manifestantes que incluyó armas de fuego. El macrismo prefirió el silencio a la condena a Duque, un aliado de Mauricio Macri en la región. En 2019, de hecho, Duque había asegurado que la reelección de Macri era "clave para toda Latinoamérica". Ahora se sabe qué quiso decir: prefería que el ajuste que intenta llevar adelante en Colombia fuera encabezado desde Argentina con la coalición de Juntos por el cambio.