Lejos de condenar la misoginia y ataque verbal del diputado Fernando Iglesias, que habló de “escándalos sexuales en Olivos” por la visita de la actriz Florencia Peña a la Quinta presidencial, el ex presidente interrumpió sus vacaciones (permanentes) en Europa para respaldar a Iglesias.

Sin tomarse el trabajo de utilizar argumentos propios, Macri retuiteó un artículo firmado por su ex subsecretario de Comunicación Estratégica de Jefatura de Gabinete, Hernán Iglesias Illia, donde se afirma que Iglesias es el “el blanco ideal” del kirchnerismo y que, en línea con las imputaciones por las que el diputado fue repudiado, habla del "escándalo” de “las reuniones sociales en la Quinta de Olivos en horarios extravagantes”.

El artículo presenta al candidato en la lista de María Eugenia Vidal como víctima de “15 diputadas oficialistas” que pidieron su expulsión “por haber dicho cosas que no había dicho, subidas a un tren de inexactitudes y exageraciones” avaladas “por la mayoría de los medios, incluidos los opositores”.

Allí se acusa al “kirchnerismo” de “desviar la atención” y “embarrar la cancha” en plena campaña electoral en el contexto de pandemia

Luego, en una insólita defensa al diputado, se acusa a Peña de buscar por ella misma protagonismo mediático tras el cruce en las redes que Iglesias mantuvo con su par Waldo Wolff, cuando aquel dijo sobre la visita de la actriz a la Quinta de Olivos: “Para mí, la señorita iba a ayudarlo (al Presidente) a encontrar la perilla que enciende la economía para poner la Argentina de pie”.