El aumento que significaba un total de 16.6 por ciento para la primera mitad del año, consistía en subas al salario básico, como así también incrementos no remunerativos. Las mismas llevaría el salario inicial a 29 mil pesos en marzo y a 31 mil pesos en junio. 

Si bien los gremios del Frente de unidad manifestaron su disconformidad respecto de la propuesta salarial resaltaron la posibilidad de tener las paritarias que la gestión anterior les negaba.  

El secretario general de SUTEBA, Roberto Baradel, reconoció al finalizar la reunión  que “no es la propuesta salarial que todos estábamos esperando”, aunque la encuadró en la “restricción presupuestaria” que enfrenta el Estado bonaerense. Del mismo modo Mirta Petroccini, de la FEB, sostuvo que  “no conforma totalmente”.

Por su parte ADOCBA rechazó la propuesta y solicitó al gobierno bonaerense que “realice un esfuerzo mayor para elevar el deteriorado salario docente”. 

Además, el gobierno de la Provincia de Buenos Aires había propuesto una cláusula de garantía, mediante la cual  convocaría a la Comisión Técnica Salarial en caso que la inflación supere el incremento otorgado.

Vale destacar que las negociaciones se llevaron a cabo en el contexto del programa para reparar más de 700 escuelas antes del inicio de clases y la decisión de dejar sin efecto la fecha límite para “cortar” a los maestros provisionales y suplentes que no tengan título habilitante o no habían retomado sus estudios.