Lejos quedaron los días en que Uruguay era considerado como el gran ejemplo a seguir en su lucha contra el coronavirus. Incluso, muchos ricos argentinos se fueron al país vecino para vivir "en libertad". Ahora, con el sistema sanitario colapsado, el gobierno de Lacalle Pou anunció este lunes el cierre total de sus fronteras y decidió movilizar a los militares. 

El gobierno mandó un proyecto ley al Congreso que fue aprobada con los votos de la coalición oficialista (Partido Nacional, Partido Colorado y Cabildo Abierto) pero con el rechazo del Frente Amplio, que la calificó de inconstitucional. 

La decisión del gobierno es además un golpe durísimo a la temporada de verano ya que afecta a destinos clásicos como Punta del Este pero también a Piriápolis y parte de la costa de Rocha que depende especialmente del turismo argentino y brasileño. 

En 2019, el turismo generó el 7,2% de los puestos de trabajo e ingresos para el país superiores a los 1.750 millones de dólares y el cierre podría provocar una caída de hasta 3 puntos del PBI.