En un claro ejercicio inconstitucional, sin la presencia de los legisladores del MAS, la senadora Jeanine Añez se autoproclamó como presidente de Bolivia y prometió "convocar a elecciones lo más pronto posible".

A pesar de no haber conseguido la mayoría en ambas cámaras, el argumento de la oposición para nombrar a Añez surge de la interpretación de un artículo de la Constitución que, según señalan, habilita la "sucesión presidencial inmediata" ante la vacancia en la presidencia del Estado. 

Por su parte, Evo Morales señaló sobre la autoproclamación de Añez: "Se ha consumado el golpe más artero y nefasto de la historia. Una senadora de derecha golpista se autoproclama presidenta del senado y luego presidenta interina de Bolivia sin quórum legislativo, rodeada de un grupo de cómplices y apañada por FFAA y Policía que reprimen al pueblo".

Mientras tanto en las calles de La Paz, enterados de la autoproclamación de Añeze, se iniciaron fuertes enfrentamiento entre partidarios de Evo y las fuerzas de seguridad.