En una especie de "mea culpa", Mauricio Macri ensayó un "video casual" en junto con un grupo de referentes y militantes del PRO en Villa La Angostura. El encuentro fue definido como una charla “casual” e “íntima” por algunos asistentes.

“En 2019 se estaban construyendo las bases para el crecimiento de la economía y la baja de la inflación pero, tras el resultado de las PASO con la victoria del Frente de Todos, ese camino no se pudo continuar”, sostuvo Mauricio Macri durante el diálogo con ciudadanos rionegrinos.

Hizo especial hincapié en que los dirigentes de Juntos por el Cambio debían resaltar, más allá de la economía, la política internacional de su gobierno. “Nos abrimos al mundo, generamos confianza en la Argentina” aseguró el ex mandatario.

“La verdad de los últimos 30 días, de estar anímicamente destruido por este año y medio, fue una experiencia increíble. Me llevaba la energía de todos ustedes”, contó el ex jefe de Estado sobre el último tramo de la campaña presidencial, donde protagonizó actos masivos en todo el país.

“Era impresionante lo que sentíamos y vibrábamos, y eso es lo que nos dejó esa situación amarga de no poder continuar, pero convencidos de que no nos van a llevar puestos como en el 2001”, resumió, en uno de lo videos de la charla que circularon por las redes sociales.

Reveló que planteaba recaudos hacia el interior de su equipo gubernamental sobre el nivel de endeudamiento durante su gestión: “Yo siempre les decía a todos: cuidado que los mercados no te dan más plata”.

Sentado en círculo y con un pullover gris, Macri agregó sobre la responsabilidad de su tarea: “sentí que tenía sobre mi cabeza a los 44 millones (de argentinos) y sabía que no íbamos a poder seguir tomando deuda eternamente, que no podía para ningún lado achicar ese gasto, había problemas dentro mismo de Cambiemos”.

“Después, cuando vino la crisis, ese año y medio fue una pesadilla”, comentó Macri sobre los problemas que se desataron en mayo de 2018, cuando los inversores dejaron de prestar dólares al país, desencadenando la devaluación, lo que llevó a su gobierno a pedirle al Fondo Monetario Internacional (FMI) 46.300 millones de dólares.

La última vez que el ex presidente hizo algún comentario público fue durante la Nochebuena y fin de año, cuando publicó mensajes en las redes sociales. Hasta entonces, solo había publicado fotos de él junto a su esposa, Juliana Awada, para exhibir un momento en las vacaciones que gozan desde hace un mes en Villa La Angostura.

Algunos de los dirigentes del PRO que participaron de la charla fueron Aníbal Tortoriello, ex intendente de Cipolletti; Sergio Capozzi, coordinador de la Fundación Pensar Río Negro y apoderado del PRO; Juan Martín, legislador provincial por Cambiemos; Sergio Wisky, ex diputado

Fuente: Télam