Clarín lo hizo de nuevo. Este lunes el matutino de Héctor Magnetto tituló en su primera plana que "China admitió que sus vacunas contra el coronavirus tienen baja efectividad", sin aclarar que no se trata de la vacuna que adquirió Argentina del país oriental. 

"No tendría que hacer falta aclarar que Argentina compró Sinopharm, que tiene mayor eficacia que Sinovac", lanzó Felipe Solá en Twitter. 

Según los resultados de los ensayos clínicos preliminares publicados entre diciembre y enero en Brasil, la vacuna creada por el laboratorio chino Sinovac Biotech (cuya vacuna contra el coronavirus se llama CoronaVac y se aplica en Chile, Brasil, Colombia y Uruguay) mostraba un nivel de eficacia global de 50,38% tras la aplicación de dos dosis.

Este domingo, sin embargo, el Instituto Butantan de San Pablo (que produce la CoronaVac a partir de un acuerdo con Sinovac) difundió a través de su cuenta oficial de Twitter los resultados del estudio clínico final sobre esa vacuna, que fueron enviados a una revista científica para ser publicados, y el porcentaje de inmunización obtenido alcanza una eficacia general de 62% y de hasta 83% para casos moderados.

En cualquier caso, en la Argentina se está aplicando otra vacuna producida en China, la desarrollada por el laboratorio estatal Sinopharm, que provee una inmunización más alta: los resultados del ensayo clínico de fase III para la vacuna Sinopharm mostraron una eficacia de 79,34% y que los participantes del estudio que habían recibido dos dosis produjeron un nivel de anticuerpos contra el virus a una tasa del 99,52%.

"No titular claro es meter ruido. Y en medio de una pandemia no hay margen para más confusión", advirtió el Canciller argentino al cuestionar la interpretación que promovió Clarín y algunos medios opositores en los últimos días sobre la eficacia de las vacunas de origen chino.