Este lunes el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, ordenó la detención de dos imputados como supuestos miembros de la asociación ilícita integrada por el falso abogado Marcelo D´Alessio, el fiscal Carlos Stornelli, dedicada al lavado de dinero proveniente del espionaje ilegal, que salpicó a periodistas ligados el Grupo Clarín y dirigentes políticos cercanos a Cambiemos.

En concreto, el magistrado dispuso la captura del empresario Marcelo González Carthy de Gorriti y Aldo Eduardo Sánchez, quienes eran investigados por lavado de activo al igual que el ex agente de inteligencia Ricardo Bogoliuk, el empresario Pablo Leonardo Bloise.

Según informó el portal Página12, la hipótesis es que el lavado era proveniente del entramado de espionaje ilegal y de extorsión que cometía la organización encabezada por D´Alessio, y se sospecha que al menos hasta 500 millones de euros fueron girados a paraísos fiscales para evadir los controles legales argentinos.

Ramos Padilla descubrió las entidades financieras, los bancos, así como las comisiones que cada uno se repartía en torno a al menos tres operaciones de giros de dinero al exterior.

Según el juez, Marcelo D’Alessio también recibía altas comisiones por esas operaciones y algunas de ellas fueron otorgadas por una empresa vinculada a los Panamá Papers, el escándalo internacional por la cual se utilizaban estructuras financieras para lavar dinero en paraísos fiscales.

Por otro lado, el juez de Dolores le dio intervención a la Unidad de Información Financiera (UIF) y a la Dirección de Asesoramiento Económico y Financiero de la Procuración General de la Nación para que colaboren en la investigación.