El juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, no aceptó la designación del nuevo abogado del fiscal federal Carlos Stornelli y afirmó que seguirá en "rebeldía". Horas antes, el fiscal había cambiado a su abogado por Juan Martín Cerolini.

Ramos Padilla no aceptó el nombramiento porque Cerolini ya había interviniendo en la causa como defensor de otro imputado, el empresario Carlos Liñani. Esto conllevaría un conflicto de intereses. 

Stornelli había decidido presentarse ante Ramos Padilla luego de no haber asistido a siete llamados a indagatoria y de ser declarado en rebeldía: incluso hay un proceso de juicio político en la Procuración General de la Nación, que podría derivar en su destitución. 

Al renunciar su abogado, decidió contratar a Cerolini que ahora fue rechazado por el juez que investiga la causa iniciada por las supuestas extorsiones encabezadas por el operador Marcelo D'Alessio. 

En consecuencia, la indagatoria finalmente se realizaría el 29 de noviembre, mientras tanto el fiscal seguirá considerado en rebeldía.