A días de que el presidente Mauricio Macri dejara el gobierno, la firma Telefónica de España anunció su intención de abandonar la Argentina y otros países de la región, con excepción de Brasil donde mantendrá su operación.

En el marco de la presentación de una profunda reestructuración, el presidente ejecutivo de la empresa, José María Álvarez Pallete, anunció la decisión que excluye a la Argentina de sus mercados extratégicos. En consecuencia, Pallete aseguró estar disponible a escuchar ofertas por sus operaciones en Argentina, México, Chile, Perú y Ecuador.

"Necesitamos cambiar, ser dueños de nuestro propio destino ante unos modelos que se agotan y es el momento de abrir la discusión para estar expuesto a los nuevos mercados", aseguró Álvarez-Pallete a los periodistas. Y sentenció: "Si todo lo anterior significa reducir nuestra exposición en Latinoamérica, lo haremos".

Según detalló, "las condiciones particulares de esos mercados impactaron enla evolución de nuestros negocios, mermando su contribución en los últimos años por distintos motivos".

En el anuncio a los inversores y periodistas también se anunció la creación de dos nuevas filiales, una dedicada a infraestructuras y otra enfocada en la tecnología, junto con la redifinición del centro corporativo.

El grupo de telecomunicaciones dejó claro en su comunicado que "pone el foco estratégico" en España, Brasil, Reino Unido y Alemania, los cuatro mercados más importantes para la compañía.