Una alumna del colegio Sagrado Corazón de Castelar ocultó que tenía síntomas de coronavirus, viajó a Bariloche y contagió a 65 compañeros. El hecho, que se dio a conocer esta semana, sucedió previo a la cancelación de los viajes de egresados en el marco de las medidas tomadas para mitigar el aumento de casos.

El grupo de egresados había partido desde el Aeroparque Jorge Newbery el viernes de Semana Santa con destino a Bariloche. Solo 10 de los alumnos de 75 regresaron a Buenos Aires sin contagiarse.

“Se realizó el PCR (que dio negativo) el lunes, dos días antes de lo que exigía la empresa“, sostuvo una de las compañeras quien informó que la joven había incluso firmado la declaración jurada en la que afirmaba no tener síntomas.

Las medidas impuestas para los viajes de egresados consistían en una semana de aislamiento previa, la firma de la declaración jurada y una prueba PCR negativo realizada 72 horas antes.

Compañeros de la joven informaron que el jueves había comenzado a presentar síntomas típicos del coronavirus como el dolor de garganta y la fiebre, lo que ocultó con medicamentos.

Las preocupaciones de los jóvenes aumentaron cuando durante los primeros días del viaje, la chica estaba “ojerosa y muy cansada”, algo que no avisó hasta dos días después de haber llegado a Bariloche.

Tras haber asistido a las excursiones y boliches, al tercer día otros compañeros empezaron a presentar fiebre, cansancio y la pérdida del olfato y el gusto.

La agencia de viajes implementó el protocolo y realizó una burbuja con 300 personas en el hotel. Los alumnos que habían presentado síntomas fueron aislados de a cinco en sus habitaciones durante diez días y quienes no regresaron en un vuelo especial a Buenos Aires.

Fuente: Minuto Uno