El director del Banco Nación, Claudio Lozano, afirmó que los directivos de Vicentin acercaron una propuesta de pago "claramente inaceptable" por el préstamo de US$ 300 millones otorgado por la gestión anterior de la entidad, ya que propone pagarlo en 56 años y con una quita del 82% del capital.

"Hace unas horas nos vinieron a hacer una propuesta sencillamente inaceptable. Nos proponen recuperar el capital en 56 años, lo cual implica una quita del 82%", ya que la cerealera propone pagar US$ 5,4 millones, expresó Lozano a Radio Diez de la ciudad santafesina de Reconquista.

El funcionario dijo además que las deudas que posee el grupo con sede en la ciudad de Avellaneda, Santa Fe, con entidades del Estado oscila entre los US$ 400 y los US$ 500 millones.

"¿Qué cosa podemos decirle nosotros a la sociedad argentina con todo el dinero que Vicentin tiene ahí del Estado y de la sociedad?, y no solo el Banco Nación: es el Banco Provincia, el Banco Ciudad, es la AFIP", enumeró el funcionario.

En ese sentido, dijo que "las deudas de Vicentin con el Estado están en el orden de los US$ 400, US$ 500 millones enterrados en esa quiebra”, y remarcó que la agroexportadora “pretende llevarse todo de arriba".

Para Lozano, los directivos de Vicentin pretenden "poner otro grupo empresario, quedarse con el 10% de las acciones y hacerles una quita a todos sus acreedores del 70%, y a nosotros del 82%", por lo que consideró que "no se puede ni empezar a conversar".

El funcionario explicó que el Banco Nación "es un acreedor privilegiado”, con lo cual precisó que “si no se arregla con él no se puede arreglar" con el resto. Además, dijo Lozano, su gestión tiene "totalmente decidido defender el dinero que los argentinos han puesto allí".

"Ya sea siendo parte de la solución, y por lo tanto recuperando el dinero, o habilitando que el Estado tenga que cobrarse siendo parte de la empresa. No es tan difícil de entender la situación", añadió el director del Nación.

Lozano también contó que hasta el momento el BNA ha recibido US$ 16 millones a través de utilidades de la planta de bioetanol, cuya facturación es una garantía para la entidad crediticia.

"Vicentin recibió US$ 300 millones y no los pagó. El Banco, razonablemente, utiliza la garantía. El problema es Vicentin, no el Banco Nación. Lo que tiene que hacer Vicentin es reorganizar la situación y ver cómo resuelve el problema con sus acreedores, entre ellos con el Banco", añadió el funcionario.

Por otra parte, criticó al juez que lleva adelante el concurso de acreedores de Vicentin, Fabián Lorenzini, a quien acusó de no hacer "otra cosa que lo que la empresa dice".

"El concurso está totalmente amañado, conducido por un juez que no hace otra cosa que lo que la empresa dice. El juez no ha querido poner en juego la totalidad de los activos del grupo, que es con lo que deberían responder frente a sus deudas", dijo Lozano.

El funcionario sostuvo que Vicentin "llevaba adelante una maniobra de vaciamiento a través de su sede en Uruguay, Vicentin Family Group, y dejó a Vicentin Argentina con todas las deudas".