Marcelo Tinelli decidió pasar la cuarentena en la ciudad de Esquel, Provincia de Chubut. La polémica decisión de Marcelo Tinelli levantó revuelo en redes. El conductor de Bailando por un Sueño viajó este jueves con su esposa Guillermina Valdéz, su hija Candelaria junto a su novio, su hijo Lorenzo y los hijos de Guillermina. Llegó cerca de las 17 al aeropuerto de Esquel en el avión privado del conductor.

Desde allí se dirigieron a la lujosa estancia que tiene a pocos kilómetros del centro de Esquel, la ciudad más importante de la cordillera chubutense. Fue poco tiempo antes que el presidente Alberto Fernández anunciara el aislamiento obligatorio para todos los argentinos.

En pocas horas las redes utilizaron el hashtag #TinelliPelotudo y #TinelliMiserable para destrozar a Tinelli y familia. Los twits cuestionan los "privilegios" de Tinelli en medio de las duras medidas que dictó el presidente Alberto Fernández que obliga a la cuarentena a gran parte de la sociedad. 

OlimEi on Twitter

Tiempo despues, el presidente de San Lorenzo habló con la prensa local y aseguró: "Después de hablar con el gobernador de la provincia y el secretario entendimos que no había ningún tipo de problema en que viniéramos. Sentí que estaba bueno estar acá en familia, sobre todo teniendo hijos adolescentes".

En ese sentido, agregó: "Así como otras personas se fueron a su casa del country, a nosotros nos pareció bien pasarlo en nuestra casa de Esquel. Ya nos habían avisado que íbamos a pasar por todos los controles de salud al llegar".

Además, señaló que no está de vacaciones, sino que seguirá trabajando desde allá y cumpliendo con la cuarentena obligatoria: "Creo que estamos ante una guerra bacteriológica y es difícil detectar cuáles van a ser las consecuencias de todo esto. Lo vivo con muchísima preocupación, como lo viven todos los argentinos y el mundo. Nos tenemos que cuidar entre todos, por eso nosotros vamos a estar todos en casa los días que sean necesarios".