El gobierno decidió aplicar restricciones para la llegada de viajantes al país y redujo el cupo de entrada de 2000 a 600 personas por día. De esta manera, muchas personas verán complicado su regreso al país. Se calcula que hay 45 mil personas varadas por el mundo, que salieron del país en medio de una de las peores pandemias que registra la humanidad. 

Ahora, los varados se mostraron indignados y "sorprendidos" por la decisión del gobierno nacional. Sin embargo, sabían que eso podía pasar ya que firmaron una declaración jurada antes de salir del país donde específicamente decía que esta situación podía pasar. Es decir: sabían de antemano que podía haber restricciones y su regreso podría demorarse. 

"Declaro aceptar las disposiciones que el Estado nacional regule en el marco de la emergencia sanitaria y asumir los costos y responsabilidades que de ello surgiera", asegura el texto que cada viajante debe firmar sí o sí para emigrar. 

"El ingreso de personas y/o medios de transporte autorizados estará supeditado al estricto cumplimiento de las condiciones vigentes", sigue el documento. Por último, describe el texto: "Declaro conocer que en Argentina se ha decretado la emergencia pública en materia sanitaria". Las personas que están varadas podrán enojarse pero no deberían decir que no sabía que esta situación podía darse.