Una entrevista del medio C5N sacó a la luz un problema de atraviesan miles de familias en la Argentina y que Cambiemos no hizo más que recrudecer: la dificultad de poder acceder a una vivienda propia. Tal es así que Diego, un trabajador que confió en las políticas económicas de Cambiemos y sacó un crédito UVA en el año 2016 para poder conseguir "el sueño de la casa propia", hoy debe casi el doble de lo que el banco le otorgó.

"En ese momento el banco me tomo como tope un 25 % de mi ingreso y quedamos con una cuota de 10 mil pesos", explicó Diego. "Actuamente esa cuota llego a los 18 mil pesos". Al ser consultado sobre cómo hace para llegar a fin de mes, lamentó: "Nos ajustamos cada vez más para poder pagar". 

"Lo más grave que tiene esto no es solo el aumento de la cuota, si no tambien el aumento de la hipoteca", agregó, y pasó a detallar que, a la hora de solicitar el préstamo, "el banco nos dió 1.215.000 pesos y hoy esa hipoteca esta en 2.100.000". 

Ante esta situación, Diego explicó que estirar los plazos para abonar la deuda es una "trampa del sistema financiero", ya que para él, lo que planea hacer el banco "Es poner un tope a tu ingreso, y eso no baja tu deuda", lanzó. "Lo que están haciendo es estirar el plazo o mandar tu deuda al final del prestamo para que vos sigas pagando", detalló.

En ese sentido, agregó: "Lo que pretendemos es que haya un marco regulatorio para que entre el sistema financiero, los deudores y el Estado; nosotros (los deudores), los más vulnerados, tengamos un equilibrio, y que sepamos qué valor de cuota vamos a pagar, que ese es otro problema", dijo. En la misma línea señaló que se entera el valor de la cuota que tiene que abonar el último día del mes, "y si ese incremento es exorbitante lo tenes que pagar igual", se quejó. 

En los últimos seis meses, las cuotas de los préstamos hipotecarios en Unidades de Valor Adquisitivo (UVA) se incrementaron un 30% y durante el 2018 tuvieron con un alza del 46,8%. Se trata de un suba interanual muy superior a los alquileres y a la suba de salariosque a octubre se habían actualizado sólo un 27,3% en 12 meses, según el Indec.

A su vez, producto de la inflación, quien pidió un préstamo por u$s102.900 en junio pasado (unos $2,9 millones de entonces) la cuota inicial de $19.237 ya se le transformó en una de $25.159, casi $6.000 mayor. Del mismo modo, durante los últimos 12 meses, pagos de $7.600 saltaron a casi $ 11.200, los de $10.000 se fueron ya a $14.750, y los de $15.000, a más de $22.100.

Mientras, para quien cumpla dos años como deudor, el pago del próximo mes ya será en pesos un 80% mayor al inicial. Y para los que ingresaron con el debut de las UVA, las cuotas ya son 121% mayores. Quien por ejemplo pidió u$s79.000 en abril de 2016 ($1,2 millón), había arrancado pagando $7.900 al mes, pero luego el monto llegó a $11.900 a fines de 2017, a $13.347 en mayo pasado y ahora está en $17.456.

Los perjudicados por esta feroz variable son unas 30.000 personas según calcularon desde la Secretaría de Vivienda de la Nación -sobre más de 130.000 préstamos- habrían quedado a fines de 2018 en condiciones de activar la “cláusula gatillo” que el sistema UVA prevé para aliviar las cuotas en períodos como el actual.