Entre el domingo y el lunes, el Gobierno nacional se negó a llamar a Alberto Fernández, el candidato que sacó casi el 50% de los votos en las recientes elecciones primarias. "Es una elección que define candidatos, no tengo por qué llamarlos", dijeron cerca de Macri.

La gobernadora María Eugenia Vidal repitió el mismo argumento para explicar por qué no pensaba llamar a Axel Kicillof, que la humilló en las elecciones bonaereses. 

Ahora, todo cambió. Macri decidió mandarle un texto por chat a Alberto para pedirle hablar, luego de la fenomenal crisis por el dólar, que otra vez se disparó. En febrero de 2018 salía 19 pesos. Hoy, cuesta más de 60 pesos. ¿Culpa del peronismo?