En la noche del domingo se produjo un incendio en el espacio de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, en La Matanza. Desde el organismo comunicaron que ya habían recibido amenazas y que radicaron la denuncia en la comisaría primera de San Justo. 

Una vecina del lugar fue quien alerto a miembros de la APDH, que comunicaron mediante sus redes sociales: “Perdimos todo: las mesas y sillas de lxs pequeñxs palomerxs que vienen los miércoles. Los libros. Cuadros que para nosostrxs tienen mucho valor simbólico y afectivo. También las herramientas de construcción. El baño ya no existe. No caemos todavía”.

La APDH había denunciado públicamente, amenazas y amedrentamientos en otras oportunidades: “No alcanzaron las denuncias ni los avisos, el fuego llegó. Desde esta cenizas pensaremos cuál es el paso a seguir", expresaron desde la asamblea