Acusado por una sobrina por supuesto abuso sexual, este lunes el senador tucumano José Alperovich pidió una licencia a sus labores en la Cámara Alta. La denuncia fue presentada el pasado viernes tanto en los Tribunales penales de Tucumán como en Buenos Aires, en la Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres (UFEM), ya que los abusos habrían ocurrido en las dos provincias.

En un escrito, Alperovich explicó que solicita permiso de sus funciones en el Senado para "dedicar" su "esfuerzo y tiempo" para "desbaratar la infamia". En ese sentido, aseguró que es una "víctima de denuncia promovidas" en su contra.

Pese a resistirse en un primer momento, Alperovich decidió suspender su trabajo legislativo hasta que la Justicia esclarezca la denuncia en su contra por violación a una sobrina que trabajaba con él.

La joven, que actualmente tiene 29 años, amplió este lunes la denuncia contra su tío en tribunales de Tucumán y dio detalles sobre los hechos de presunto abuso que, según aseguró, se produjeron entre fines de 2017 y mayo de 2019 tanto en la ciudad de Buenos Aires como en la provincia norteña.

"No quería que me besara. Lo hacía igual. No quería que me manoseara. Lo hacía igual. No quería que me penetrara. Lo hacía igual. Inmovilizada y paralizada, mirando las habitaciones, esperando que todo termine, que el tiempo corra", describió la sobrina de Alperovich en una carta estremecedora. 

Varios dirigentes del Frente de Todos, entre ellos el ex gobernador de la provincia de Buenos Aires, Felipe Solá, le habían reclamado a Alperovich que presentara una licencia a su cargo para no comprometer a los senadores peronistas, mientras transcurriera la investigación de los hechos denunciados.