En junio de 2016, el jefe de Gobierno Horacio Rodriguez Larreta anunciaba la construcción de un “Ecoparque” con la promesa de ir reduciendo de forma paulatina la presencia de animales con el fín de buscar la mayor interacción de la sociedad. “No da para más tener animales en estas condiciones. Los animales tienen que vivir en su hábitat, no en medio de los edificios”, remarcó Larreta en aquella ocación.

A poco más de dos años de aquel anuncio, el Ecoparque sigue sin terminar y en el marco de la remodelación del lugar solo en lo que va del 2018 fallecieron una jirafa y una rinoceronta. Ante este escenario y ante una denuncia penal, Gonzalo Pascual, subsecretario a cargo del Ecoparque, presentó su renuncia.

Pascual, titular del área, quedó bajo el ojo de la tormenta cuando organizaciones ambientales y profesionales del cuidado animal advirtieron sobre las malas condiciones en el predio. Las quejas se incrementaron luego de que este año fallecieran la rinoceronta Shaki y la jirafa Ruth, dos animales jóvenes y que se encontraban en buen estado de salud poco antes de su muerte.

Estos hechos derivaron en una denuncia penal contra el funcionario y su equipo, causa que todavía se encuentra en etapa de instrucción. En consecuencia, ahora el Gobierno de la Ciudad evalúa cambios en el Organismo Unidad de Proyectos Especiales (UPE) que se encarga de la administración del ex zoológico porteño y que hasta hace días estaba precedido por Gonzalo Pascual.

Según el portal Nueva Ciudad, la renuncia del funcionario fue adelantada hace semanas por el ministro de Ambiente, Eduardo Macchiavelli, en una reunión a los principales referentes de asociaciones ambientales y especialistas en bienestar animal. De acuerdo a la información brindada, la Unidad Especial Ecoparque que funciona dentro del ministerio de Ambiente porteño, pasaría a funcionar bajo la órbita de la Agencia de Protección Ambiental (APRA), un ente que también está dentro de esa cartera, aunque con autarquía.

Por otra parte, semanas atrás se aprobó en la Legislatura la autorización para que la Ciudad concesione el uso y explotación de edificios y espacios del exzoo de Palermo. Hubo 42 votos a favor (Vamos Juntos, Evolución y Mejor Ciudad), 15 en contra (Unidad Ciudadana, Partido Obrero, Bloque Peronista y Autodeterminación y Libertad) y una abstención (GEN).