Luis Contigiani bajó su candidatura a diputado nacional por el espacio Primero Santa Fe al no acordar con “el tono de campaña” del candidato a senador por la misma lista, el radical Jorge Boasso.

 La decisión fue comunicada este viernes tras la difusión de un afiche que reza “Basta de corrupción K”, con la figura de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner con un traje a rayas en alusión a la vestimenta utilizada en prisión, un mensaje cargado de violencia simbólica.

“Es un tema que no se puede tolerar. Dentro del debate de ideas, todo. Pero la estigmatización, la intolerancia, la actitud antidemocrática, antirrepublicana que expresa ese afiche no se puede convalidar. Va mi repudio absoluto porque no forma parte de mi accionar y mi vida política”, señaló el actual legislador en diálogo con la radio rosarina LT8.

En esa línea, se despegó de la estrategia política de su espacio y aseguró que no cree en la grieta. “Se cruzó un límite que todos los espacios públicos tenemos que señalar como algo inadecuado. Pensemos como pensemos, tengamos la opinión que tengamos”, amplió.

Según detalló, tuvo un intercambio con Boasso a través de Whatsapp, sin embargo no hubo ninguna rectificación ni un pedido de disculpas al respecto. “Como no ocurrió no me queda más alternativa que considerar que se han cambiado las condiciones y que el camino o la estrategia va por otro lado”, argumentó. En ese sentido, deslizó que el frente Primero Santa Fe era muy diverso y que luego de las PASO el candidato a senador planteó “una necesidad de ser mucho más críticos”.

Por lo pronto confirmó que presentará su renuncia formalmente, aunque advirtió que “hay que ver si alcanzan los tiempos para efectivizarla”. “No sé si hay tiempo para sacar mi nombre del papel, pero mi voluntad y determinación política es llegar hasta acá”, concluyó.

Lejos de apaciguar las diferencias internas, Boasso recogió el guante a través de su cuenta de Twitter y redobló la apuesta con el posteo: "Violencia son los bolsos de López, violencia son los miles de argentinos que no pudieron despedir a sus familiares mientras el presidente organizaba una fiesta clandestina en Olivos, violencia es tener un 46% de pobreza".