Uno de los causantes de la alta inflación que presenta nuestro país es la concentración económica. Los mercados de cada producto se encuentran muy pocas manos y eso les permite a las empresas elevar los precios por la escasa o nula competencia.

En ese sentido, la economista Julia Strada recopiló datos provistos por la consultora CCR y el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) correspondientes al año 2016. Los resultados ilustran la situación oligopólica que caracteriza a la economía argentina.

Si se observa la concentración en la facturación (es decir, en ventas), en el rubro aceites, solamente tres empresas concentraron el 90,5% de la facturación. La dinámica fue la misma para el resto de los rubros.

-Gaseosas: sólo dos empresas concentraron el 98,3%. En el rubro que aglutina aguas minerales y aguas saborizadas, nuevamente tres empresas aglutinaron el 89,6% de la facturación. Mientras tanto, en jugos en polvo apenas dos empresas ostentaron el 100% de la facturación.

-Azúcar: tres empresas concentraron el 85% de la facturación a 2016. Otro dato en paralelo es que el 8% de la facturación correspondió a marcas creadas por los propios supermercados.

-Cerveza: una firma concentró el 78% y si se suma a la facturación de la segunda que le sigue en ventas, se llega al 98,2% de concentración del mercado.

-Leche: una sola empresa vendió el 69,5% de la misma y en aquel año aún había una segunda empresa que vendía casi el 15%. Para el segmento de yogures, una firma abarcó el 80% de facturación.

-Embutidos: una empresa ostentó el 83% de las ventas del rubro y el 17% restante correspondió a los supermercados.

-Harinas: dos empresas facturaron en 2016 el 82,1%, y en fideos, una sola correspondió al 79,4% del mercado.

-Mayonesa: sólo dos empresas concentraron el 97,8% de las ventas. Por su parte, en mermeladas sólo una empresa ostentó el 70,7% de la facturación.

-Caldos: el 90,6% de la facturación solo correspondió a una empresa.

-Cremas dentales: el 84,7% del mercado fue absorbido por una firma.

-Desodorantes: una empresa en este rubro representó el 84,5% de la facturación. En jabones (en polvo y de tocador), el 82,7% de la facturación correspondió a también a una sola empresa, que es extranjera.

Por último, en el rubro pañales, sólo dos empresas vendieron el 95,6% de los mismos en 2016. Y en repelentes para mosquitos, una sola empresa facturó el 90% de las ventas.

Fuente: El Destape