En el marco de la causa que investiga una supuesta asociación ilícitas en torno a la barra del club Independiente, el fiscal Sebastián Scalera solicitpo la prisión de Pablo Moyano, quien cumple el rol de vicepresidente del club de Avellaneda donde la máxima autoridad es su padre, Hugo.

El juez de Avellaneda Luis Carzoglio deberá resolver si ratifica ese pedido y dispone la detención de Pablo Moyano, que tenía planeado viajar a Singapur por una cumbre gremial.

Por su parte desde twitter la Cámpora repudió el pedido de detención contra Pablo Moyano: "Repudiamos la persecución al compañero Pablo Moyano. Resulta llamativo que el pedido de detención se produzca a días de la gran movilizaión de los trabajadores a Luján" acusaron. 

La Cámpora on Twitter

A su vez, apenas se supo el pedido de detención contra Pablo Moyano, su abogado Daniel Llermanos denunció "presiones políticas" sobre la Justicia de Lomas de Zamora, que investiga presuntas maniobras ilegales de la barra brava de Independiente. En el mismo tono, el abogado sostuvo que no existen argumentos para avanzar con el pedido de arresto, "ni siquiera hay un cuaderno, ni siquiera hay una fotocopia, no hay nada", dijo.

Lo único que admitió fue "una conversación telefónica donde un hincha de Independiente, afiliado del gremio, le dice a Pablo Moyano: ´¿Qué hacemos con los chicos?´, y esa es la prueba que acreditaría la supuesta conexión con la barra". 

Llermanos aseguró que presentó "una denuncia por presión hacia los magistrados, en este caso contra el Procurador General de la Suprema Corte de Justicia bonaerense", con "numerosas y copiosas pruebas que acreditan que existe una voluntad política decidida a concretar" la detención del dirigente gremial.