El fiscal general de Salta, Francisco Santiago Snopek, ordenó continuar con la investigación por las presuntas responsabilidades del ingenio Ledesma en la muerte de 18 trabajadores por coronavirus y el contagio de más de 400 empleados. De esta manera, mandó para atrás una resolución de un fiscal de Jujuy, que había rechazado la denuncia. Sigue la investigación. 

Todo comenzó cuando el Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar del Ingenio Ledesma (SOEAIL) denunció que el Ingenio Ledesma hacía trabajar a sus empleados pese a que tenían síntomas y que no aplicaban protocolos de seguridad sanitaria cuando se detectaba un contagiado. 

A pesar de las muchas evidencias, el fiscal Federal de Jujuy, Federico Aníbal Zurueta, había rechazado la denuncia penal por "propagación de enfermedad peligrosa" que el SOEAIL había presentado contra el Directorio de la Empresa Ledesma, el gerente general Javier Goñi y el responsable del departamenteo médico, Diego Paredes. La decisión de Zurueta se había basado en la información provista por la propia empresa denunciada y reportes del Ministerio de Salud de Jujuy que responde al ingenio. 

Tras la decisión de Zurueta, el secretario general del sindicato SOEAIL, Rafael Vargas, presentó una objeción y el fiscal general de Salta Snopek reconoció que faltaban fundamentos para desestimar la denuncia y ordenó continuar la investigación. 

"Tal como señala el impugnante entiendo que para descartar la existencia de delito era necesario esclarecer, de forma clara, además de la normativa vigente cuándo se cumplió o se incumplió la misma, ya que las denuncias, actas, constataciones e informes se iniciaron o se produjeron con posterioridad a la denuncia", afirmó Snopek. 

El Fiscal General de esta manera expuso a Zureta al informar que "tampoco se constató si efectivamente el personal de riesgo fue relevado de cumplir las tareas de modo presencial o si alguno de ellos trabajó y desafortunadamente se encuentra hoy entre las personas fallecidas".