El sábado por la noche vecinos de la localidad cordobesa de Mattaldi denunciaron ruidos molestos y música que salían de un galpón donde se faenan cerdos. Cuando llegó la policía al lugar, detuvieron a 4 hombres que estaban comiendo un asado y cantando karaoke, entre los que se encontraba el secretario de Gobierno, Octavio Cavallero.

Todos los infractores fueron trasladados a la comisariía local local por infringir el artículo 205 del Código Penal. Sin embargo, Cavallero y otro de los detenidos fueron trasladados a la Alcaidía de la localidad de Jovita por la infracción de los artículos 81° y 82° del Código de Convivencia Ciudadano, que penan “escándalos y molestias a terceros” y “ebriedad o intoxicación escandalosa”.

Luego de recuperar la libertad, el funcionario trato de explicar lo que sucedió: “Yo estacioné el vehículo en el frente del galpón, la idea era hacer una consulta y seguir, después se generó ese encuentro con las otras personas. Había un televisor prendido y estuvimos unos minutos cuando llegó la Policía y nos dijo que estábamos transgrediendo la normativa y que debíamos acompañarlos, así fue y se hizo todo como corresponde".

"Quiero pedir una disculpa pública", y luego reconoció que "esto ha sido un error, nunca debió pasar, pero fue algo imprevisto”, dijo al portal IR Noticias Centro.