Los Macri y las offshore fueron parte del escándalo y el desparpajo de millonarios al frente del poder político de un país. Gianfranco, hermano del expresidente Mauricio, le reconoció en su momento a la AFIP haber sido dueño de una empresa fantasma en Suiza donde tenían más de cuatro millones de dólares en las cajas de seguridad.

Tiempo después, Gianfranco regularizó su situación ante el fisco tras ser denunciado por la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), en diciembre de 2016, en base a información enviada por la fiscalía federal de Hamburgo sobre movimientos sospechosos en una cuenta de la sociedad en el banco UBS, en Alemania.

Ahora, preocupado por el clima político y a sabiendas de los atropellos cometidos desde el poder Gianfranco Macri decidió irse a vivir a Uruguay donde el flamante presidente Luis Lacalle Pou convocó a 100 mil empresarios para llevar sus dólares en vista a las reformas financieras que permitirán al país hermano fortalecer su posición de paraíso fiscal.

Mientras el verano esteño continúe, Gianfranco y su mujer están en Punta del Este, en la casa que tienen en el barrio cerrado Laguna Estate. Esa propiedad estuvo a la venta por US$ 2,5 millones después de que, la noche del 31 de diciembre de 2015, fuera asaltada mientras ellos estaban pasando la fiesta de Año Nuevo en casa de Valeria Mazza. Bajo perfil y salidas a reuniones con amigos es por ahora el esquema de Gianfranco en Uruguay, donde decidieron radicarse.

Gianfranco tomó la decisión con su esposa mientras sus hijas, sobrinas de Mauricio, tampoco viven en Argentina. Ambas están radicadas en Estados Unidos y una de ellas puso en marcha un emprendimiento en Miami por tres millones de dólares.

Fuente: Política Argentina, Perfil